home baked

martes, 23 de septiembre de 2014

Blueberry Crumble

¿Porqué?... ¿Porqué han de ser tan caros los arándanos?


No es justo, con lo buenos que están… Si no fuera por mi reducido presupuesto, yo podría estar comiendo arándanos all day long.

Y no, no solo es que me de “rabia” gastarme mínimo 3€ por apenas 250gr… lo que más “rabia” me da es que en España, generalmente los arándanos no valen nada, salen arenosos y ya bastante pachucos. Cuesta muchíííííííííííísimo encontrar unos arándanos en condiciones.


Este verano estuve haciendo una ruta por el oeste de Canadá y, ¡¡No os podéis llegar a imaginar la de plantaciones de arándanos que se veían a lado y lado de la carretera!!
Era increíble, justo era temporada y era la fruta estrella en todos los supermercados. Aquello sí que eran arándanos de verdad.

Cómo os podéis imaginar, yo no me pude resistir de comprar cantidades industriales de arándanos… Comía arándanos para desayunar, para picar entre horas, de postre, de merienda, de tentempié… ¡Cualquier momento es bueno para comer arándanos!
Lo mejor de todo es que ¡¡eran toda una GANGA!!, compré unos 800gr por poco más de 5$


En un momento de nostalgia/depresión-post-vacaciones me acordé de aquellos arándanos y decidí que tenía que hacer algo a respecto. Acto seguido me puse a buscar recetas como una loca, hasta que di con esta receta.
Lo tenía claro, debía preparar CRUMBLE DE ARÁNDANOS


crumble” en inglés significa desmigajar/desmenuzar. En repostería es lo mismo literalmente. Se trata de hacer unas “migas” de mantequilla, azúcar, almendra molida y harina, que se colocan por la superficie y al hornearse quedan crujientes.

Hay varios tipos de crumble, existe un tipo en que la base es el propio molde, el relleno es más líquido y se acostumbra a comer con cuchara; sin embargo yo hoy he hecho un crumble en que la base es parecida a la masa de galletas, va relleno de una crema de almendras y finalmente arándanos.

Esta receta la saqué de este increíble blog, y cunde mucho mucho mucho, da como para hacer dos crumbles grandecitos (de 18 cm de diámetro y 2 cm de alto), o como yo hice, uno grande y  seis mini. Si sólo queremos 1 crumble, mezclaremos la mitad de los ingredientes.


Aquí os dejo con la receta de BLUEBERRY CRUMBLE:

PARA LA BASE:
250 gr de harina
100 gr de azúcar glas
1 huevo
150 gr de mantequilla pomada
30 gr de almendra en polvo

PARA EL RELLENO:
40 gr de harina
100 gr de azúcar glas
1 huevo
100 gr de aceite de girasol
100 gr de almendra en polvo
250-300 gr de arándanos (frescos o congelados)

PARA EL CRUMBLE:
50 gr de mantequilla
70 gr de azúcar
70 gr de harina
50 gr de almendra molida
Una pizca de sal

PREPARACIÓN:

Primero empezamos con la base, mezclamos la mantequilla, el azúcar, la almendra y el huevo. A continuación añadimos la harina.

Extendemos la masa entre dos papeles de horno con la ayuda de un rodillo. Ha de tener un grosor de poco menos de un dedo. Guardar la masa en el congelador durante 30 minutos, o durante 3h en la nevera.

Mientras tanto preparamos la crema de almendra, mezclamos el azúcar, el huevo, aceite y almendra en polvo. A continuación añadimos la harina, y reservamos.

También preparamos le crumble, en un bol mezclamos todos los ingredientes y los desmigajamos, ha de quedar como una especie de “tierra”. Si por el contrario, queda un poco pegado, le podemos añadir más azúcar o harina.
Ahora llega el momento de montar la tarta antes de hornearla.

Primero de todo engrasamos el molde que vayamos a utilizar (éste puede ser de cualquier forma, redondo, cuadrado…)

A continuación retiramos la base que teníamos en el congelador, y la colocamos encima del molde de manera que cubra todas la paredes. Es muy importante que este paso lo hagamos sobre una superficie que esté bastante fría, porque la masa es bastante frágil y se rompe/ablanda fácilmente cuando pierde frío. Nos sería bastante complicado colocar bien la masa en el molde.

Rellenamos con la crema de mantequilla, no más que el grosor de un dedo. Esparcimos los arándanos por encima, y finalmente esparcimos el crumble.

Horneamos a 170º durante unos 30 minutos, o hasta que veamos que los bordes del crumble empiezan a estar doraditos. Si hacemos mini crumbles, el tiempo de horneado será menor. Como los tiempos de horneado dependen mucho del horno, recomiendo ir revisando continuamente hasta que creas que ya está.

El crumble es mejor si se toma templado. Por tanto, solo tendremos que esperar a que se enfríe un poco y ¡¡YA PODEMOS COMER!!


Espero que esta receta os haya gustado tanto como a mi :)
Os animo muchísimo a que intentéis hacerla, aunque parezca un poco lio porque se han de preparar tres cosas por separado, es mucho más sencillo de lo que parece. Además, toda la masa de la base que os sobre, la podéis aprovechar para hacer GALLETAS, quedan súper súper ricas.

¡¡MIIIIL GRACIAS POR VISITARME!!

Eva
Read More

miércoles, 18 de junio de 2014

Olive Bread

No, no me ha dado una insolación, ni tengo fiebre, ni me encuentro mal…
Pero sí, estoy publicando una receta SALADA por primera vez en casi 3 años.
can’t believe it


 Como TOP FAN del PAN DE ACEITUNAS, no me he podido resistir a prepararlo en casa.
Es que está taaaaaaaaan bueno… además aunque sea una receta salada, sigue siendo “baked”, así que todo solucionado.


Llevaba tiempo buscando la receta perfecta de pan, aquella con el que consigues un pan suuuuuper tierno y con una corteza cruijiente. Aquél pan que tiene un sabor tan bueno que te lo comes solo, que no hace falta acompañarlo con nada.
¡Y la consegí! :)


Enserio, tiene la textura y la miga perfecta.
El poder comer pan recién horneado en casa, es un pequeño placer que no tiene precio.  Aquellos que hayáis hecho pan me entenderéis perfectamente.

Es una de aquellas cosas que has de hacer sí o sí a lo largo de tu vida. Muchos dicen que has de escribir un libro, plantar un árbol…  y yo desde hoy digo que ¡hay que hacer pan!


 Con un poco de aceite y sal queda irresistible.
Cuantas veces de pequeña habré desayunado tostadas con aceite y sal… ¡Ojajá hubiera podido tener este pan!


Aquí os dejo con la receta del PAN DE ACEITUNAS:

(PARA UNOS 7 MINI PANES)

500 gr de harina de repostería
15 gr de sal
280 ml de agua tibia
15 gr de levadura fresca
30 gr de aceite de oliva suave
5 gr de azúcar
150 gr de aceitunas negras (una lata)

PREPARACIÓN

Primero de todo disolvemos la levadura en los 280 ml de agua tibia.

A continuación mezclamos todos los ingredientes juntos. (Si lo prepararas con una batidora de varillas, es muy importante poner las varillas de amasar, porque si no, no vas a poder mezclar bien todos los ingredientes).

Cuando tengamos todos los ingredientes más o menos mezclados, colocamos la masa en la encimera y acabamos de amasar con las manos, hasta que nos quede una bola lisa y uniforme, no se ha de pegar en exceso, si se pega mucho, añadimos un poco más de haría. (En este paso es MUY IMPORTANTE que la encimera esté enharinada y nosotros nos untemos las manos con aceite para evitar que se nos pegue mucho la masa en los dedos).

Una vez tengamos la bola, dejamos reposar la masa en un bol con un poco de harina en la base y tapado con un paño húmedo durante 40 minutos a temperatura ambiente, hasta que doble su volumen.

Pasado el tiempo de reposo, colocamos la masa en la encimera y volvemos a amasar durante un ratito, luego estiramos la masa con un rodillo, hasta que quede de 2 cm de grosor aproximadamente. ( Es muy importante no hacerlo muy plano, porque si no, nos saldrá con poca miga y subirán muy poco).

Cortamos la masa en panes de unos 15-20 cm de largo por 5-10 de ancho, o también podemos hacer bolas para que nos quede panecillos redondos. Les tiramos un poco de harina por encima y los colocamos en una bandeja de horno. Tapamos con un paño húmedo y dejamos fermentar la masa durante 1 hora, hasta que doble su volumen. (Hemos de tener cuidado en no colocar los panes muy cerca, porque se pueden pegar al crecer).

Justo antes de que pase la hora de fermentación, precalentamos el horno a 230º con una bandeja llena de paños húmedos en la base. Esto nos permitirá que se forme la corteza crujiente del pan gracias a la humedad generada por los paños. (Aquí es muy importante que introduzcamos paños que sean bastante gordos y bien mojados, no han de chorrear  pero han de estar bastante empapados. Esto lo digo porque yo introduje un paño que era bastante finito y no muy mojado, y como los paños han de estar en el horno mientras se precalienta y durante todo el horneado, pues se acabó secando y casi se quema… era blanco y lo saqué del horno de color marrón).

Pasada la hora de fermentación solo hemos de introducir los panes en el horno y esperar unos 20 minutos, hasta que el pan empiece a tostarse.  ¡¡Y YA TENEMOS PAN CASERO!!


 Y ya que tenemos pan casero, ¡¡Qué mejor que hacer un sándwich!!
(Vale aquí ya me estoy pasando… ¡¡¡un blog de repostería con un bocadillo de atún!!! Jajajaja)
Y no es un bocadillo de atún cualquiera, el pan de aceitunas está untado con tomate, aceite virgen extra y sal. En el interior lleva unas hojas de ensalada, rodajas de tomate y atún.
Más “mediterráneamente” imposible.


¡¡Espero que os haya gustado MUCHÍÍÍÍÍÍÍÍÍÍSIMO!!
¡¡MIIIIIIIL GRACIAS POR VISITARME!!


Eva.
Read More

martes, 10 de junio de 2014

Mini strawberry tarts

Sí, ya huele a verano
Vuelve el calor y el buen tiempo, vuelven las tardes al sol y las siestas interminables, vuelven los días sin preocupaciones, sin alarmas… aquellos días en que no sabes ni la hora que es ni en qué día de la semana vives, ¡qué más da si es lunes o domingo!, lo único que importa que es estás de vacaciones. En definitiva, llega el momento de hacer todos los planes que no has tenido tiempo de hacer durante el año, el momento de hacer todo aquello que más te gusta.


No os creáis que ya estoy de vacaciones… ¡ya me gustaría!
En realidad estoy de “semi-vacaciones” en un break entre los exámenes finales y las recuperaciones. Pero bueno, me he tomado la libertad de estar una semana “feeling like summer” para recargar fuerzas y volver en unos días de nuevo a estudiar.


Y como una de las cosas que más me gusta hacer es cocinar, qué mejor que aprovechar estos días para preparar unas MINI TARTALETAS DE FRESA que son taaaan  pequeñitas y taaaan monas que cualquiera se resiste a darles un bocado. (o dos, o tres)



Además, son ideales para estos días de calor infernal, ya que lo único que se hornea es la base de hojaldre mientras que las fresas son frescas y súper refrescantes. Sin duda apetece mucho más un postre con fruta fresca que un bizcocho o algo con chocolate.

Por si no fuera suficiente, en la base lleva crema pastelera, lo que hace una combinación perfecta.


Aquí os dejo la receta de las MINI STRAWBERRY TARTS:

1 base de hojaldre para cada 6 tartaletas
Fresas cortadas en daditos pequeños

Para la crema pastelera:
250ml de leche
50g de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
24g de harina
2 huevos (la clara y la yema)
Una pizca de sal

Para la cobertura de las tartaletas:
Cobertura de tartas “Belbake” (de lidl)
¼ de agua
2 cucharadas soperas de azúcar blanco

PREPARACIÓN
Primero de todo, cogemos la base de hojaldre y con un cortador cilíndrico un poco más grande que un vaso, cortamos círculos (de una base de hojaldre redonda salen unos 6 circulitos).

A continuación, doblamos hacia dentro los bordes del hojaldre y los “pegamos” humedeciéndolos con agua. Pinchamos la base de tas tartaletas, excepto los bordes, para conseguir que no suba mucho al hornearse.

Horneamos unos 10 minutos a 200º, hasta que el hojaldre esté doradito. (Si aún habiendo pinchado la base, ésta se hincha al hornearla, no pasa nada, una vez fuera del horno, colocamos un papel de cocina encima, y cuidadosamente presionamos con los dedos para aplanar la superficie. Es normal que el hojaldre se quiebre, pero se disimulará al cubrirlo con crema pastelera)

Ahora preparamos la crema pastelera. Mezclamos todos los ingredientes necesarios para la crema (leche, azúcar, esencia de vainilla, harina, huevos y sal), y una vez tengamos una mezcla homogénea, la vertemos dentro de un cazo. A fuego lento, vamos removiendo la mezcla hasta conseguir que se espese y obtener una densidad parecida a la de las natillas. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Ahora preparamos la cobertura para que la tarta “brille”. Yo he utilizado un preparado que compré en lidl que va súper bien. Simplemente se han de mezclar el preparado con ¼ de litro de agua junto con 2 cucharadas de azúcar blanco. Lo vertemos en un cazo, y a fuego lento, vamos removiendo hasta que empiece a hervir. Rápidamente lo retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Una vez que tenemos todo preparado, pasamos a montar las tartaletas. Primero colocamos la crema pastelera en la base de cada tartaleta, seguidamente colocamos las fresas que previamente hayamos cortado, y finalmente pintamos las fresas con la cobertura para tartas.


¿Aún no te has decidido? ¿Seguro que no te atreves a prepararlas?
El que no las prepare por miedo a el resultado, es tonto. Son suuuuuper sencillas de preparar y el resultado merece muuuucho la pena.

Ahora bien, si tienes la oportunidad de probarlas, yo de ti me daría prisa porque vuelan. :)


¡¡ESPERO QUE OS HAYAN GUSTADO!!
¡¡ MUCHÍÍÍÍÍÍÍSIMAS GRACIAS POR VISITARME!!


Eva.
Read More
Todas las fotos pertenecen a Eva Sánchez Marín, porfavor no copies sin mencionar tus fuentes. Imágenes de plantillas de Ollustrator. Con la tecnología de Blogger.

© home baked, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena